Evgueni Stuchenko: A la izquierda muchachos, a la izquierda, pero nunca más a la izquierda de vuest

sábado, 27 de octubre de 2007

Alguien tiene que decirlo



Ocurrió pronto que los nacionales tomaron el pueblo al iniciarse la guerra civil del 36. La Guerra Civil, con mayúsculas, porque hay sucesos en la historia de los pueblos que trascienden mucho más allá de los motivos que los provocaron. Entonces los llamados nacionales que apoyaron la sublevación, armados y ayudados por la Guardia Civil, detuvieron a todos los izquierdistas y sospechosos de serlo que no pudieron pasarse a la zona roja. Algunos ni siquiera sabían que tuvieran que hacerlo porque el único delito que habrían cometido fue votar al Frente Popular. Simplemente no entendieron que por eso fuese conveniente o necesario huir. Con la misma mala saña los fascistas pelaron a varias mujeres que destacaban por sus ideas republicanas. Las pelaron y las pasearon por las calles para que sirvieran de risión... Eso también es cierto. Sabedlo.

Ejemplo primero: Miguel Gutiérrez España, “Masquilla” para entendernos, no era ni siquiera sindicalista y lo detuvieron junto a otros al regresar del cortijo donde estaban trabajando. Había venido al pueblo para cambiarse de ropa y los detuvieron a todos por la cristiana sospecha de ser jornaleros. Los detuvieron y al día siguiente los llevaron a la Cuesta Zorreras, cerca de Fernán Núñez, para fusilarlos a todos. Los fusilaron, como era costumbre bárbara, al amanecer. Pero Miguel no recibió impactos mortales, sino que solamente quedó herido. Mal herido. Y así pudo salvarse cuando sus verdugos se marcharon dejando los cadáveres rociados por el suelo, a expensas de la avaricia de los grajos. Se arrastró por los campos hasta ponerse a salvo en un cortijo donde fue atendido. Pasado el tiempo pudo asentar la primera fábrica de gaseosas que se hizo famosa en el lugar: Gaseosas Gutiérrez. Murió ya viejo a final del siglo pasado.


Segundo ejemplo: Agustín Casado Estepa fue otro de los detenidos aquellos días turbulentos no sabemos si por pertenecer a algún sindicato o partido de izquierdas; un sobrino suyo nos refiere que no era hombre de ideas ni acciones políticas; que no estaba implicado. Sin embargo, los amigos le habían advertido de que debía pasarse a la zona roja, pero él confió porque, al parecer, nada tenía que temer. Pero lo detuvieron y lo llevaban a encerrar a La Tercia, edificio que también sirvió de cárcel durante los primeros años de posguerra. En un descuido de sus guardas el joven burló la vigilancia y corrió. Corrió y se metió por una de las casas de la calle Ancha cuya trasera daba al campo, a la Vereda de Málaga. (Por aquel entonces, y muchos años después, era costumbre que las casas de los pueblos mantuvieran abiertas durante todo el día las puertas de la calle y las del corral). Sus captores lo siguieron por el mismo lugar y una vez en el campo comenzaron a dispararle por la espalda. Lo mataron desde la Cruz de de San Antonio, a dos pasos de salvar un padrón que le hubiera proporcionado la posibilidad de huir. Eso nos han contado sus coetáneos.

Ejemplo patético: Agustín Casado Estepa cuando fue detenido y asesinado era esposo de Lucía Espinosa y dejó huérfana a una niña llamada Dolores. Terminada la guerra, pero no la represión ni la jactancia de los vencedores, la viuda y su hija vivían en una casita de la Casilla de Palma, allá en las afueras. Una noche, borrachos algunos hombres que formaron el pelotón de la Cruz de San Antonio (excusamos no mencionar a nadie por respeto a sus descendientes, aunque los nombres siguen en la memoria de nuestros mayores), borrachos como dicen que iban, llegaron hasta la puerta de Lucía y comenzaron a injuriarla con amenazas y burlas. Le dijeron, entre otras cosas que no debieran pronunciarse por lo dolientes, que lo mismo que habían dado muerte a su esposo las iban a follar a ella y a su hija... Dolores tendría aquella noche unos quince años de edad.

Juan Luciano: ─¿Nada más?
Silvestre: ─A mí me parece que ya es suficiente.
Pruden: ─Otro día podremos hablar del aceite de ricino.



Ilustraciones: Matanza en Corea, de Picasso
Los Fusilamientos de la Montaña Príncipe Pío, de Goya

12 comentarios:

Luis Quiñones Cervantes dijo...

En tiempos que se dicen de recuperación de la memoria histórica, no está más rescatar de este modo la memoria y la historia de quienes no han tenido tiempo ni de recordarla ni de escribirla. Aunque claro, para eso estás tú, Pruden: ejemplar, incisivo y buscador de lo universal en lo minúsculo de acontecimientos que el polvo de los caminos de Talbania ha ido borrando.

Me han encantado estos tres pequeños ejemplos de esto que te digo.

Un fuerte abrazo, Prudencio.

Luis Q.

orejonkz dijo...

Está perfecto contar estas historias.
Entiendo que por prudencia no se quieran dar todos los datos personales, aun conociendolos.
Pero por otra parte, personalmente tampoco veo mal si aparecieran estos nombres, siempre que la historia se atenga a la verdad, porque una frase muy utilizada en Talbania es "apechugar con las consecuencias" y nadie les dijo a esas personas que quedarian impunes, sino ellos (que si que quedaron impunes), su memoria.

Yo si quiero que me "recuperen la memoria"

Anónimo dijo...

Menos mal, que hay quién aún conserva la memoria, y que no sólo son recordados y beatificados unos cuantos bienaventurados y fieles con la iglesia nacional-apostólica-romana.

Andamos en tiempos del "Alzeimer" crónico, y aún para alguno@s les siguen molestando que salga a la luz todo lo que no quedó escrito en los registros, pero quedó en las familias, en los corazones están los recuerdos de sus desaparecidos, humillados e ignorados durante tantos años.

Gracias pariente por no perder la memoria y por recordárnoslo.

Salú.

Bitácora compartida por Prudencio Salces, Juan Luciano Jiménez y Silvestre Marín Cañete dijo...

«Una cosa me humilla: la memoria es muchas veces la cualidad de la estupidez y pertenece generalmente a las inteligencias torpes. Y sin embargo, ¿qué seríamos sin memoria? Olvidaríamos nuestras amistades, nuestros amores, nues-tros placeres, nuestros negocios; el genio no podría reunir estas ideas; el corazón más afectuoso perdería su ternura si dejase de recordar; nuestra existencia se reduciría a los momentos sucesivos de un presente que corre sin cesar, y ya no habría pasado. ¡Oh miseria! Nuestra vida es tan vana que sólo es un reflejo de nuestra memoria».
François-René de Chateaubrian
"Memorias de ultratumba"

i75mara dijo...

¿Y la frase aquella que dice: "La felicidad es buena salud y mala memoria"? .. Supongo que muchos habrán sido felices durante mucho tiempo por su buena salud cuando el hambre se paseaba por las casas de sus vecinos, y porque no se les recuerde sus crímenes. Las víctimas tienen derecho a que se les reconozca como tales, que se haga justicia y que se les deje de insultar .. Y personalmente considero vergonzoso que sigan existiendo "obras de arte" que ensalzan una dictadura.

Un saludo

Silvestre Marín Cañete dijo...

Por suerte la ley recientemente aprobada sobre la memoria histórica hará, esperamos, que los símbolos insultantes desaparezcan de nuestra vista. Aunque lo más importante es que se reconozca de verdad el mérito de tantos españoles que tras ser derrotados por defender un estado legal fueron infamados los de más fortuna y asesinados los más.
Lo único que deseamos, sensatamente, es que esta necesidad moral no habra nuevas brechas en el entendimiento y la concordia. ¿Cómo podrán reconocer los vencedores que además fueron injustos? ¿Por qué se empecinan en santificar a los curas que aprobaron y apoyaron la rebelión fascista sino es porque, lamentablemente, estén dispuesos, si llegara el caso, a pisotear otra vez los derechos y las libertades?
Salud

juan dijo...

Es necesario, muy necesario, que se conozcan todos estos horrores que estas alimañas con el supuesto beneplácito de su dios hicieron para que esta España fuera una, grande y libre (que discurso tan parecido al de muchos de sus nietos ahora en las filas de ese gran partido politico).

Y tambien es muy importante que mucha gente que ignora o quiere ignorar sepa cuantas cosas pasaron aqui, en su pueblo, en esas plazas donde ahora hacen botellones y se limpia y adorna esa cruz de San Antonio para verbenas.
Yo también creo que sería bueno dar esos nombres de los verdugos, aunque entiendo vuestros motivos para no ponerlos aqui, algunos los se, otros...los desconozco y espero que algun día los podamos contar con una copa de por medio (o sin copa, me es igual)

Sobre la "Ley de memoria histórica" pues que queréis que os diga, me parece de pura lógica que se quiten de una "santa" vez todas esas estatuas, nombres de calles, monumentos y demas que ensalzan la figurita de tanto asesino y tanto criminal, pero también espero que esa ley sirva para limpiar el nombre de tantos republicanos muertos y tirados en las cunetas y que se anulen esos juicios franquistas (mi tio Antonio -el marido de mi tia Libertad y padre de mi prima Ani- murió no hace ni dos años y aún no se le había anulado su juicio, seguía siendo un ex-presidiario, y ya que en vida no pudo, espero que al menos ahora se le limpie la memoria, como a tantos miles de personas)

En fin, siempre me alargo con estos temas, asi que...aqui lo dejo.

Salud y República!!

Ana Estepa dijo...

Sólo decir que entré, leí y me emocioné. Gracias.

manuel-tuccitano dijo...

a me gustó tu post...mucho...pero aunque tu no lo creas o no lo quieras ver...hubo mucha más gente sin ideas políticas que con ellas, las que murieron en esta odiosa guerra...yo no la sufrí...pero si mi padre... odio la parcialidad...la guerra fue fratricida...

Por supuesto que hubo quien se defendía de los ataques y otros atacaban... y que tras la guerra hubo una venganza...

La gente puede opinar dependiendo en el bando que le tocó vivir y aguantar...gracias por pasar sin llamar... un saludo j.luciano

Francisco Reyes Gómez dijo...

Al igual que Ana,entré y me emocioné, pero también me ha causado bastante dolor e impotencia.
Siempre habia oido hablar en mi casa del tio Agustín o incluso a mi abuela Josefa ver como se le llenaban los ojos de lágrimas cuando surgía el tema, pero hasta hoy no sabia de tantos detalles.
Pienso que la verdad también tiene nombres y apellidos.
Ante todo un saludo y un abrazo.

INNOVA-UNISEX dijo...

AL IGUAL QUE MI HERMANO FRANCISCO ,COMPARTO SU MISMA OPINION Y EMOCION,TAMBIEN HABIA OIDO HABLAR DE LA HISTORIA DEL HERMANO DE MI ABUELA,AGUSTIN.
LOS DETALLES DE LAS BURLAS A LA VIUDA ME PARECEN DE HORROR,POR ESO AHORA PIENSO EL SENTIDO DE LA LOCURA QUE MI CHACHA LUCIA PADECIA,LO QUE SI PUEDO APORTAR A LA HISTORIA, ES QUE A MI TIO AGUSTIN LO APRESARON PORQUE CUANDO IBA CORRIENDO MONTE ABAJO,EL CINTURON SE LE DESATO Y EL PANTALÓN LE APRESÓ LAS PIERNAS Y CAYÓ,TAMBIEN SIEMPRE ESCUCHE QUE SI ESO NO LE HUBIERA OCURRIDO, SEGURO QUE NO LO HUBIESEN PILLAO, PUES TENÍA FAMA DE BUEN CORREOR.
UN ABRAZO Y FELICITAR A TODOS LOS QUE HACEIS ESTA PÁGINA,TAN PERSONAL PARA MUCHOS!!

Mariajo dijo...

Recuerdo a la chacha Lucía, que murio loca de amor, y nunca mejor dicho porque amó al chacho Agustín hasta el final de sus días, ya de viejita y con su cabeza ida sólo sabía decir: "Lucía, que los pajaritos vuelan y tú ya no puedes volar"... las palabras que aquella noche le gritaban aquellos desarmados que intentaron violarla.
Un saludo.