Evgueni Stuchenko: A la izquierda muchachos, a la izquierda, pero nunca más a la izquierda de vuest

viernes, 30 de noviembre de 2007

Juan Gelman




Bajo la lluvia ajena




No debiera arrancarse a la gente de su tierra o país, no a la fuerza.

La gente queda dolorida, la tierra queda dolorida.

Nacemos y nos cortan el cordón umbilical. Nos destierran y

nadie nos corta la memoria, la lengua, las calores. Tenemos que

aprender a vivir como el clavel del aire, propiamente del aire.

Soy una planta monstruosa. Mis raíces están a miles de

kilómetros de mí y no nos ata un tallo, nos separan dos mares

y un océano. El sol me mira cuando ellas respiran en la noche,

duelen de noche bajo el sol.


JUAN GELMAN. Premio Cervantes 2007

3 comentarios:

Luis Quiñones Cervantes dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros, amigos de esta bitácora vecina. Gelman también me ha enseñado algo, que el nombre de un supermercado puede aparecer en un hermoso poema, sin que por ello desfallezca la belleza que encierran muchos de sus versos desterrados.

Gracias por recordárnoslo hoy.
Salud y bitácora.

i75mara dijo...

Anoche escuché a Gelman en una radio y contaba que siendo niño se había enamorado de una vecina, y que para conquistarla no tuvo mejor idea que enviarle unos poemas de alguien como si fueran suyos. La vecina no pareció demasiado conmovida por el gesto (ni por el plagio). Después del traspié amoroso, el pequeño Juan decidió que no iba a volver a confiar en poetas ajenos: empezó a escribir sus propios versos.

Gracias por el poema que nos habéis traído.

Salud

Ana Estepa dijo...

"No debieran arrancar a la gente de su tierra"...nunca. El daño es irreparable, el desarraigo causa heridas incurables y esa sensación de no terminar de pertenecer a ningún sitio desorienta hasta tal punto, que terminas creyendo que tu lugar está en el aire.

Quiero deciros, que a mí me reconforta leer estas Historias Fabulosas de Talbania. Porque nunca imaginé que en la tierra de mis abuelos sucediesen cosas tan intrigantes. Además de que es importante saber de donde se viene para caminar con firmeza hacia donde nos dirigimos.

Saludos a los tres.