Evgueni Stuchenko: A la izquierda muchachos, a la izquierda, pero nunca más a la izquierda de vuest

domingo, 31 de agosto de 2008

El monolito y sus derivados








Bajo la noticia en el diario Córdoba digital (Montalbeños en Mauthausen

Un sencillo monolito en el parque de las Torrenteras recuerda, desde el pasado sábado, a los paisanos que pasaron por el campo de exterminio nazi.
25/08/2008 JOSE MARIA LUQUE) aparecieron una serie de comentarios, en total 12, sobre los que la sinceridad o el sentido crítico de algunos firmantes (Un montalbeño y Alonso) puede ponerse a prueba.

Este blog o bitácora no nació con ánimo de estimular debates, sino simplemente de dar cabida cultural y política a determinadas ramas culturales y políticas marginales de nuestro entorno. Pero, basado en que un servidor de ustedes, invisibles y mínimos lectores, fue parte y arte (es un decir) de ese acto, considero necesario puntualizar como inadecuadas de aquel momento algunas opiniones vertidas en el diario Córdoba.

Primera: De Un montalbeño: Estuve allí y lo vi. Lo que debía haber sido un acto emotivo de reconocimiento a dos personas que sufrieron el horror del holocausto se convirtió en un acto completamente politizado de exaltación de la II República donde una vez más nos quisieron contar la historia de que había unos que "eran muy buenos" y otros que "eran muy malos", en vez de un acto conciliador fue todo lo contrario, es más, el homenajeado cogió la palabra para decir que "los jóvenes montalbeños supimos responder defendiendo la República", se olvida de los cientos de jóvenes montalbeños que voluntariamente lucharon en el otro bando, a la postre ganador. Lo que más risa y pena me da es que los comunistas, que no creyeron jamás en la II República ya que ellos lo que pretendían para España era una dictadura del proletariado de corte estalinista, ahora sean los más acérrimos republicanos, pero claro, esa parte de la "memoria" parece ser que murió de olvido hace mucho tiempo. Un saludo.

Segunda: De Alonso: Parece ser que al menos hubo alguien crítico en el acto. Enhorabuena, montalbeño.
Al nº 3: Que yo sepa, el PP no está contra la memoria histórica sino contra la manipulación interesada de la misma y eso es lo que vemos en el trasfondo de este tipo de actos.
También yo conocí a una de estas personas supervivientes al horror de Mauthausen y condeno la indignidad extrema a la que se vio sometida, y estoy de acuerdo en “reconocer a estos HEROES, en cualquier país estas personas que lucharon contra el fascismo primero en España y luego en Europa” pero también creo que debiéramos igualmente reconocer a los que lucharon contra el comunismo, la otra gran perversión del pasado reciente, primero en España y luego en Europa.
Es una pena que este acto, como tantos otros con cargo al erario público, sólo sirvan para radicalizar posturas en vez de ayudar a la convivencia.

Cada cual se retrata con su propio traje, ya sea del color de la intolerancia ya sea del que huele a confusión.

Si este anónimo Montalbeño estuvo allí, vio lo que en su subconsciente quiso ver: un acto completamente politizado de exaltación de la II República. No solamente inadecuado, sino que además mentira. Iría predispuesto a encontrar un fallo y al no haberlo se lo inventó. Por su parte, si Alonso cree que este acto, como tantos otros con cargo al erario público, sólo sirvan para radicalizar posturas en vez de ayudar a la convivencia es porque pensará, así como buenamente tantos españoles, que el Partido Comunista por el cual luchó Alfonso Cañete Jiménez debe ser estigmatizado de nuestra sociedad. ¿Será a estas alturas de nuestra democracia tabú que un señor de 88 años que pasó por varios infiernos por el hecho de ser comunista no tenga ni derecho a pronunciarse según su conciencia? ¿Quién de los demás participantes hizo alarde alguno de reivindicar el espíritu de la II República? Y si se hubiese hecho a propósito de la gran concentración, ¿no fue por defender la II República por lo que estos señores estuvieron en Mauthausen?

¡Cuántos intereses y miedos nos siguen enturbiando el agua de la participación! ¿Acaso el acto comenzó cantando a coro la Internacional y acabó con el Himno del Riego? No: se inició con una magnífica y triste pieza clásica de Tárrega para dos guitarras y concluyó sentidamente con un canto a Andalucía por parte de nuestra joven cantante Chus González. Que uno recuerde, nunca en Montalbán un acto político ha estado tan abrigado por la música y la poesía y el sentido del honor.

Dejemos de mirar con malos ojos a nuestros adversarios, que tienen derecho a serlo. ¿Quién habla de victorias?, concluyó Rilke, sobreponerse es todo.

NOTA: Se recomienda leer el comentario de Lola Araque

7 comentarios:

lola araque dijo...

Ciertamente es complicado analizarnos sin entrar en confrontaciones que por lo general no dan mayores frutos. No vivo en Montalbán, por tanto me mantengo al margen de algunas historias que supongo difíciles de eludir viviendo allí. La cuestión es analizar los hechos con cierta generosidad, sí, eso creo, generosidad para que los actos sirvan a alguien, a todos mejor. Y siendo generosos, o incluso justos, el acto me pareció positivo, de acuerdo que todo es mejorable, pero empecemos por nosotros mismos, no me siento con capacidad para juzgar a quienes han trabajado para lograr ese encuentro. A mi me gustó mucho ver a mis paisanos-as, amigos-as, familia, me gustaba la causa por la que fui, me gustó la música, la poesía, que Alfonso estuviera allí para contarlo, y que en su brevísimo discurso impulsara un lema por el que luchó toda su vida, eso no es ilegítimo se venga de donde se venga,porque al final vamos todos-as al mismo sitio, mejor si somos capaces de comprender los motivos del otro, mañana serán los nuestros los que se juzguen.
Lo único que importa son las personas, la política debe ayudar a que nuestra vida sea mejor, y no hay un sólo camino,casi nunca, pero eso, ya deberíamos saberlo.

Victorio Domínguez dijo...

Ayer aparecía una noticia, que hoy es recogida en los diarios locales, sobre abrir el registro oficial de desaparecidos. ¡Ya era hora!

Lo que escribieron ese tal montalbeño y el tal alonso... no es nuevo, y es por estas cuestiones por loque jamás se ha emprendido la tarea de registrar a fusilad@s, represaliad@s y desaparecid@s entre el 36 hasta... No dejan de estar entre esas personas que han cuidado (más que bien) para que no se mueva ni un papel desde esas fechas, y han sido 70 años para borrar muchas pruebas de lo que pasó...

Así que inscribamos a nuestros desaparecidos, y reclamemos su dignidad como personas.

NOTICIA:
Garzón pide al Consistorio datos de los desaparecidos en la Guerra Civil

http://www.eldiadecordoba.es/article/cordoba/218406/garzon/pide/consistorio/datos/los/desaparecidos/la/guerra/civil.html

http://www.elpais.com/articulo/espana/Despues/anos/esperanza/Audiencia/elpepunac/20080902elpepinac_3/Tes

http://www.elpais.com/articulo/espana/Garzon/lanza/mayor/investigacion/desaparecidos/regimen/Franco/elpepunac/20080902elpepinac_1/Tes

Luis Quiñones Cervantes dijo...

Estimados amigos:
Hoy he visto el acto, en un vídeo que he recibido con mucho agradecimiento, puesto que no estuve allí (físicamente). En absoluto fue un acto politizado, si acaso es hacer política lo que hizo el homenajeado: reinvidicó con su honestiad casi centenaria lo que quiso, con una lucidez que yo quisiera para mí a esa edad.

Los autodenominados demócratas del partido de la oposicion (PP) de hoy olvidan que la democracia no la han inventado ellos. Y digo más: también quieren censurar lo que dijo un hombre de casi 90 años, con su particular lenguaje de superviviente en el ejercicio de la libertad que no tuvo y que ahora tiene. Ya está bien. Y en vez de honrar a quien sufre, una vez más, se dedican a fustigarlo. No saben que, aunque sea solo por su edad, ese hombre merece ser respetado siempre, y que su ancianidad viva y clarividente es un ejemplo de civismo.

Por lo demás, fue un acto hermoso que yo también celebré. Poesía, música y sano recuerdo, cuyos representantes institucionales fueron escrupulosamente institucionales y neutros en sus opiniones e intervenciones.

Me he enterado también de que a esa misma hora, los cristianos de montalbán se congegaban en la iglesia, en un acto paralelo e improvisado de rezo por las víctimas del accidente aéreo al que hemos asistido recientemente. El asunto se define en sí mismo si quien lee esto tiene alguna luz mas que la que le pueda dar de refilón el soleado sol del sur.

Si lo vuestro es un acto de civismo, quien lo niega intentando emborronarlo realiza un acto de cinismo. Nada más. Nunca dos letras diferenciaron tanto.

Abrazos.

Grice y Leech. dijo...

No conozco a Alfonso Cañete, pero todo mi reconocimiento para su figura, para los que como él nos van a dejar una herencia que no sabemos apreciar en su justa medida: la memoria.

Hubo un tiempo en que se resolvieron las cosas mediante golpes de pistola (aún hoy sucede en nuestro país y tanto asco nos da a casi todos, sin importar a quien votamos) y las pistolas traen siempre mucho sufrimiento y dolor. Se resolvían las cosas en función de lo que cuatro militares iluminados decidieran que era lo mejor, qué pánico solo pensarlo, aún tenemos las imágenes de Tejero intentando de nuevo resolverlo todo con la pólvora y la barbarie.

Pero no es el caso de La II República, no. Yo no sé qué le pasa a cierta gente con la Segunda República, si era un sistema político surgido de las urnas, si no hubo un solo disparo para instaurarla. Pero además veo otro error que crea mucha confusión. La Guerra Civil es una guerra en la que las tropelías se reparten entre dos bandos enfrentados a sangre y fuego, esa es la verdad, pero es en los años posteriores a la guerra en los que se comenten todas las barbaridades que hasta ahora se han querido atenuar, dulcificar, en ocasiones borrar. Murieron muchos, todos del mismo lado: niños, mujeres, ancianos, presos ejecutados de noche, acumulados en fosas, despojados hasta del nombre que los recordara en una miserable lápida, recluidos en campos de concentración (sí, en España también los hubo) borrados de los registros, señalados sus descendientes, exiliados, huidos, perseguidos... Y siempre fueron los mismos durante cuarenta años, así que ahora, le pese a quien le pese, se les va a restituir parte de lo que se les quitó, aunque sabemos que no será suficiente y que llega muy tarde. Ni defendemos República, ni comunismo ni gaitas, defendemos justicia, que por lo menos un nombre nos quede para llamar a los muertos, que un reconocimiento alivie los últimos años de los que aún están vivos. Lo vamos a hacer, lo estamos haciendo, actos como el de este pueblo van marcando el camino. Y poemas como el del monolito lo enaltecen y dan brillo.

Anónimo dijo...

Hermosas palabras las de este último comentarista. Las suscribo totalmente. Sin animo de polemizar, creo que es simplemente un acto de justicia.

Prudencio Salces dijo...

Los hermosos y razonables comentarios vuestros "enaltecen y dan brillo" a este blog, eso sí que también es cierto, señor Grice y Leech, así como también es cierto, y está bien constatado, que en España, tras la guerra, también hubo campos de concentración. Por fortuna no eran de exterminio, como las inmensas cárceles donde tantos murieron, pero en esos campos sí que se les facilitaba a los vencedores que buscasen entre los presos a sus enemigos personales y se los llevasen para darle muerte a continuación y dejarlos allí tirados en las cunetas.

En el conmovedor libro "El año de la victoria" de Eduardo de Guzmán se puede aprender bastante, de viva voz y primera mano, lo que fue el llamado "Campo de los almendros" y lo que a continuación padecieron los vencidos en el campo de Albatera, ambos en Alicante. Es un libro editado por Ediciones Vosa en 2001. Nada de literatura vengativa: documentación al canto en primera persona. Lo recomiendo a todo el que aún no crea lo que fue la postguerra en España.
Muchas gracias y saludos a todos.

i75mara dijo...

Poco puede uno añadir a vuestros comentarios. Si que me gustaría sumar alguna información más al apunte de Victorio, y hablar sobre la gran repercusión mundial (no tanto en España) por la demanda de extradición contra cuantro ex-integrantes de la SS residentes en EEUU por parte de varios supervivientes y familiares de víctimas de nacionalidad española de los campos de Mauthausen, Sachsenhausen y Flossenbürg, demanda presentada ante la Audiencia Nacional el pasado 19 de Junio. Se trata de los oficiales de las SS Johann Leprich, Anton Tittjung, Josias Kumpf e Iwan Demjanjuk, pertenecientes al denominado grupo Totenkopf-Sturmbann, o "Batallón de la Calavera", y que actuaron entre los años 1942 y 1945 en dichos campos de concentración, donde fueron recluidos más de 8.000 "rotspainen", o "rojos españoles".

Los cuatro ex-oficiales de las SS consiguieron huir tras la Segunda Guerra Mundial instalándose en Estados Unidos, país que les otorgó la nacionalidad, pero que en los últimos años se la ha retirado tras averiguarse su siniestro pasado, lo que facilitaría su traslado al Estado español para ser juzgados si finalmente fuese solicitada su extradición. Si esto ocurriese, se asistiría al primer juicio contra miembros del Partido Nazi por crímenes contra la humanidad y genocidio desde los celebrados en Nüremberg en 1946.

Durante estos días se está impulsando esta querella por parte de numerosas asociaciones de víctimas, como Ahaztuak, así como el apoyo de numerosos Ayuntamientos de toda la geografía española.


Saludos, y mi enhorabuena una vez más al autor del blog.