Evgueni Stuchenko: A la izquierda muchachos, a la izquierda, pero nunca más a la izquierda de vuest

viernes, 26 de marzo de 2010

TODO UN MUNDO DE MÚSICA Y CANCIONES







Este libro de Fernando González Lucini que recomiendo (Ediciones y Publicaciones Autor, SRL, 2009) es una joya de sorpresas. Habla de los poemas de Miguel Hernández que han sido musicalizados y cantados desde que, en 1967, Paco Ibáñez primero que nadie diera a conocer en disco Andaluces de Jaén. Al año siguiente le secundó Elisa Serna con un disco titulado Miguel Hernández. Ensayo nº 3, donde aparecen dos canciones: El niño yuntero y No quiso ser. Desde entonces hasta el año pasado, que terminó, entre otras, con grabaciones de Mayte Martín y Paco Damas, se contabilizan más de cien intérpretes que en una o varias canciones optaron por poemas de Miguel Hernández. Habiendo, como bien sabemos, discos exclusivamente dedicados al poeta oriolano. Es el caso más conocido el de Juan Manuel Serrat, pero aparecen también los talentos y la creatividad de un Leo Brouwer (1981), compositor cubano, Donath Kart Pirs (1992), de Alemania, el flamenco Manuel Gerena (2001) y el supremo guitarrista Manolo Sanlúcar.


Un compendio maravilloso de músicos de estilos diversos y hasta dispares; cantantes de España y de Latinoamérica, de Portugal y de Italia; grupos míticos de pelajes tan heterogéneos como Los Lobos (1972), Jarcha o Mocedades, Pata Negra y Extremoduro (1996). Cantaores como Enrique Morente, Camarón, Lole y Manuel, Calixto Sánchez y hasta Manolo Escobar. Nombres de culto en el mundo de la canción internacional, como Joan Baez, o tan famosas como Nana Mouskouri, o tan imprescindibles como Mercedes Sosa o Silvio Rodríguez. Sin dejar de mencionar a Alberto Cortés, autor de la música de Nanas de la cebolla que tanta proliferación ha alcanzado en todos los registros.


Todo eso sin contar lo que a lo largo del 2010 pueda depararnos esta poesía inmemorial y necesaria.



Cubierta del disco de Manolo Sanlúcar ...Y regresarte (A Miguel Hernández)

Citamos unas palabras del autor, Fernando González Lucini:


«En el caso de Miguel Hernández, la vinculación entre la música y la literatura, o la canción y su obra poética, ha sido de una singular riqueza, no sólo por el gran número de compositores y de intérpretes que han musicalizado sus poemas, sino también por la variedad de estilos, o de géneros musicales, en que han sido ─y siguen siendo─ interpretados.


Como podrá constatarse en este libro, a Miguel Hernández le han cantado más de cien solistas o grupos musicales, y se le han musicalizado más de noventa poemas. Una obra musical y poética extensa, comprometida y, sobre todo, solidaria y esperanzadora. De ahí el subtítulo que le da nombre: “¡Dejadme la esperanza!” verso con el que Miguel concluye su poema “Canción última” del libro El hombre acecha (1937-1938).»




Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

1 comentario:

Freyja dijo...

Pruden, vaya que hermoso mundo tienes aquí. A veces pienso que las personas ya no ven que la vida esta llena de versos.
Me llamó Verena, soy chilena y llenó mi vida de letras.
Un día siendo niña descubrí...una gran voz, cantando versos de Machado, desde ahí lo hice mi compañero de vida.
Siguiendo sus pasos y cada canción que lograba que mis sueños fueran cada día mas grandes.
Pero miestras crecía y estaba en la universidad siendo muy niña todavía(16 años), me cambiaron la historia y no hubo mas Serrat por 17 años.
Guarde como tesoro cada disco que tenía y que me acompañaron en días de alegría y de invierno.
La poesía ha estado siempre en mi vida, me he acompañado de grandes poetas.
Cuando tuve por primera vez después de 17 años el primer disco que le dedico Serrat a Miguel Hernández, descubrí un gran poeta, sobre todo con Nanas de la cebolla, me impacto su corta vida y versos que llegan a doler el alma.
Serrat, ha sido un gran puente con grandes poetas
Este año que saco su nuevo disco a Miguel Hernández, me prometí que seria el año de Serrat y de Miguel Hernández.
Y a mi manera he buscado por todos los rincones de la net, saber mas y mas de Miguel Hernández.
hace unos días vi el recital de Serrat...comienza recitando:
"Me llamo barro aunque Miguel me llame.
Barro es mi profesión y mi destino
que mancha con su lengua cuanto lame."

Y la emoción se vistio de encanto.
Celebré los 100 años, como si fueran míos, cante cada verso que ya me sabia de memoria.
Hoy siento que ya hay muchos que los versos de Miguel Hernández, están de cabecera, como lo hace también Serrat.
Cuando lei del libro
“Miguel Hernández. ¡Dejadme la esperanza!”, no podia dejar de contarlo.
Libro que todavía no llega por estos lados.

Creo que soy una agradecida de la vida, tengo letras en mi alma que hablan, tengo a Serrat y tengo la poesía de muchos y grandes poetas.
Gracias por tus bellas palabras, por darte el tiempo de escribirme.

En mi blog a Serrat no dejo hablar mis sentimientos, eso lo hago en otro espacio
Mi blog a Serrat es un gran tributo a lo que hace, dice y canta.
Si soy yo abrazando a Serrat en esa imagen, he tenido el honor de estar dos veces con Serrat y conversar con él.
Grandes sueños cumplidos.

Un abrazo, mil gracias, tienes un espacio, versos compartidos.
Que estés muy bien


Verena