Evgueni Stuchenko: A la izquierda muchachos, a la izquierda, pero nunca más a la izquierda de vuest

lunes, 23 de abril de 2012

Elogio de la lectura




La verdad se compone de la verdad y de lo que no se sabe.

Sí, me responde mi querida lectora, por eso sabemos que el saber no ocupa lugar, pero crea problemas de ignorancia y, en consecuencia, afanes delirantes.

7 comentarios:

Talbanés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Manuel Marcos dijo...

Y el primer cuadro demuestra lo a gusto que se queda uno después de leer bien.
Saludos Prudencio.

Prudencio Salces dijo...

Amigo Talbanés, gracias por tu estancia, mas sugiero una segunda lectura y observación del cuadro. La señora está en otra situación fisiológica que igual no se aprecia bien.

Prudencio Salces dijo...

Sí, Manuel, esa sensualidad inquietante que de puertas adentro rumia las dudas y el placer percibido por la lectura

Talbanés dijo...

"meloxpliquen"..., yo la veo requetecagando, ¡¡impúdicos ojos míos!!.. jaja

Alfonso García Rivero dijo...

Evocadora la primera foto. La lectura se enlaza con la imaginación mientras se descansa. El sueño de realiza.
Provocadora imagen, la segunda. Mi imaginación sedienta no hace que mis ojos vean una cagada, sino algo más sutil y sensual.
Será, quizá, que los libros turban mi realidad o será, al fin, que mis lecturas hacen ver la realidad. Digo.

Prudencio Salces dijo...

¡Ajá!, señor García