Evgueni Stuchenko: A la izquierda muchachos, a la izquierda, pero nunca más a la izquierda de vuest

miércoles, 13 de octubre de 2010

Canguro es la palabra más absurda que se pueda encontrar en todo el diccionario, según Marcelo Arduz Ruiz publica en el diario argentino La Prensa (2 de octubre de 2010), ya sea el de la Real Academia Española o en cualquier otro idioma. Tomada de la versión inglesa, la palabra canguro es considerada fiel traslación de la lengua australiana.



Pero veamos qué curiosa traslación.

Cuando en 1770 el navegante inglés James Cook desembarcó en el hasta entonces desconocido continente australiano, al avistar tan exótico animal y preguntar a uno de los nativos cómo se llamaba, guturalmente pronunció Kangoroo. Acompañaba a la tripulación el mozalbete naturalista Joseph Banks, y en su cuaderno de notas prestamente apuntó la palabra, sin sospechar que en el futuro el animal sería conocido por aquel nombre.

Pasado los años, los británicos descubrieron que kun-u-ru, en una de las más de 250 lenguas nativas de la isla, significaba simplemente «no entiendo», pero ya nada se pudo hacer para cambiar su nominación, pues la especie nominada de aquel modo era ya famosa a escala universal.

De modo que antes que se lo conociera en el llamado mundo «civilizado», el canguro era el animal más extraño del planeta: daba enormes saltos de hasta diez metros de largo, impulsados por sus robustas patas traseras, desmesuradas con relación al resto del cuerpo y las atrofiadas delanteras, valiéndose de su larga y gruesa cola para mantener el equilibrio, cual si se tratara de una tercera pata. Además, las hembras contaban con una bolsa exterior a la altura del vientre, en la cual transportaban a sus crías.

3 comentarios:

Talbanés dijo...

Todos los días se aprenden cosas nuevas amigo Pruden, jeje, curiosa y simpática entrada esta. Un caso parecido e igual de cómico ocurrió en la Policía de Irlanda hace unos años, la cual tras una estadística anual comprobó con asombro como el nombre y apellidos de una misma persona de origen eslavo (no recuerdo si era checo o polaco) había sido denunciada cientos de veces ese año. Hasta que otro compatriota de este señor lo aclaró todo y les puso en conocimiento de que esas palabras que apuntaban los agentes en los boletines como nombre y apellidos lo que significaban era "Permiso de Conducción" en aquel idioma. Un saludo.

i75mara dijo...

Curioso, ¿verdad? Yo contribuiré con la etimología de otra palabra. No sé si es cierto lo que se cuenta, pero la historia tiene su guasa.. Allá por el siglo XIX se instaló en la ciudad de Cádiz una familia francesa muy refinada, exageradamente refinada, los "Si Cour". Sus hijas eran conocidas por su pretenciosidad y sus pomposas vestimentas. Y los gaditanos, que ya sabemos que no eran muy amigos de los frances que digamos, para mofarse de ellas sin que se enterasen, decidieron invertir el orden las sílabas del apellido, llamándolas "Cursi". Unas esnob (que viene del inglés 'snob'.. y snob se supone abreviatura del latín 'sine nobiliate', sin título nobiliario.. que "sin ser", quieren aparentar más).

Luego hay un estudioso que dice que viene del árabe de Marruecos, otros dicen que del latín. Pero yo me quedo con la gracia gaditana.

Salud

Prudencio Salces dijo...

Y así sucesivamente es como se incrementa el léxico de un idioma. Galdós dixit

Otro día hablaremos de los cagajones en la jila, ¿os parece bien?